Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Celulitis infecciosa: qué es, causas, síntomas, tratamiento, prevención

¿Qué es la celulitis infecciosa?

Qué es la celulitis infecciosa

Qué es la celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa, también conocida como celulitis bacteriana, aparece cuando las bacterias entran en la piel. Cuando esto sucede, las bacterias producen una infección en las capas más profundas de la piel y causan síntomas como enrojecimiento intenso de la piel, dolor e hinchazón.

A diferencia de la celulitis comúnmente conocida, que en realidad se llama fibroedema geloide, la celulitis infecciosa puede causar graves complicaciones como sepsis.  Se llama sepsis a la infección general del organismo. La sepsis, si no es debidamente tratada, puede incluso producir la muerte.

Por esto, cada vez que exista la sospecha de que hay una infección en la piel, es muy importante realizar un diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado (normalmente se usan antibióticos).

Causas de la celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa se produce cuando las bacterias del tipo Staphylococcus o Streptococcus penetran en la piel. Por eso, este tipo de infección es más común en personas con heridas quirúrgicas, cortes, picaduras o mordeduras que no han sido correctamente tratadas.

Además, las personas con problemas en la piel como eczema, dermatitis o tiña, tienen mayor riesgo de desarrollar celulitis infecciosa. También, las personas con un sistema inmune debilitado y las que sufren de diabetes.

Celulitis infecciosa: síntomas

Algunos de los síntomas que ayudan a identificar un caso de celulitis infecciosa incluyen:

  • Dolor en el cuerpo y en el lugar afectado.
  • Manchas rojas en diversas partes del cuerpo, en especial en la zona afectada.
  • Bolitas rojas en la piel.
  • Sensación de calor en la piel.
  • Fiebre por encima de 38°.
  • Pequeña inflamación en la piel con producción de pus.
  • Mancha en el lugar afectado con sensación de ardor.
  • Hinchazón en el lugar.

En los casos más graves, los síntomas más comunes de la celulitis infecciosa también pueden incluir temblores, escalofríos, fatiga, mareos, sudoración excesiva y dolores musculares. Síntomas como la somnolencia y la aparición de burbujas o de rayas rojas en la piel, pueden ser señales de que la celulitis infecciosa está empeorando. Estos síntomas también pueden ser señal de otros tipos de infección en la piel, especialmente erisipela. La erisipela es una enfermedad que afecta a las capas más superficiales de la piel. Se debe consultar a un dermatólogo para conocer cuál es la causa concreta que lo produce e iniciar el mejor tratamiento.

Cuánto tiempo dura una celulitis infecciosa

Esto va a depender de acuerdo a diversos factores; entre ellos, la zona del cuerpo en la que la celulitis infecciosa se encuentre localizada, el padecimiento de enfermedades previas, el estado general de salud, la edad, etc. De acuerdo dónde se localice la celulitis, algunos ejemplos orientativos pueden ser los siguientes:

  • Alrededor del ojo: hasta un mes.
  • En otra parte del rostro: alrededor de 10 días.
  • En el cuello: alrededor de 10 días.
  • Brazos y manos: entre 10 y 15 días.
  • En las piernas: alrededor de 10 días.

Recuerda que este tiempo es meramente orientativo en relación a las personas que comienzan con un tratamiento médico.

¿La celulitis infecciosa es contagiosa?

En personas sanas, la celulitis infecciosa no es contagiosa ya que no se transmite fácilmente de una persona a otra. Sin embargo, si alguien tiene una herida o enfermedad de la piel, como dermatitis, por ejemplo, y entra en contacto directo con el lugar afectado por la celulitis, hay un riesgo más alto de que la bacteria penetre en la piel y cause celulitis infecciosa.

Celulitis infecciosa tipos y características

La celulitis infecciosa se puede dividir en:

  • Infecciosa: provocada por estafilococos o estreptococos.
  • Edematosa: se forman arrugas o edemas en la piel. La mala circulación perjudica el cuadro.
  • Presaptal y orbitaria: cerca del tabique orbitario; afecta, generalmente, a la región de los párpados.
  • Facial: Infección que afecta al rostro.
  • Periorbitaria: alrededor del tabique orbitario, sin infectar los párpados.

Cada uno de estos tipos de celulitis infecciosa está provocado por bacterias y puede presentarse en diversas partes del cuerpo como el rostro, el tronco, las piernas o los brazos.

Celulitis infecciosa en niños

En los niños, las lesiones más comunes aparecen en las mejillas, la cabeza, el cuello, la región orbital y periorbital (alrededor de los ojos). Estos dos últimos tipos de celulitis infecciosa son sumamente delicados porque, si empeora, puede terminar afectando a los globos oculares.

La lesión comienza con una zona roja y va aumentando gradualmente la infiltración y el edema. Se acompaña de dolor e inflamación. Además, el niño puede presentar malestar, fiebre y escalofríos.

En todos los casos, está considerada como una enfermedad grave, pero en los casos en que la infección se instala en el rostro, es mucho más grave. Esta gravedad se debe, principalmente, a la frecuencia en casos de celulitis de este tipo que acaban evolucionando en meningitis bacterianas.

Como en los adultos, los tratamientos en niños se realizan mediante procedimientos diversos con la ingesta de antibióticos y, en algunos casos, se requerirán oxacilinas o nafcilinas (las dosis de antibióticos en niños suelen ser mucho más reducidas). En el caso de las infecciones generadas por estafilococos, es posible utilizar la penicilina indicada tanto en las inyecciones como en los medicamentos recetados.

Celulitis infecciosa: tratamiento

Celulitis infecciosa tratamientoHecho el diagnóstico, es importante comenzar el tratamiento lo más rápido posible para evitar un agravamiento del cuadro. Por lo general, el tratamiento se lleva a cabo administrando antibióticos específicos para contrarrestar el agente causante de la enfermedad (estafilococos o estreptococos). Además, pueden recetarse analgésicos para aliviar el dolor y piréticos para disminuir la fiebre.

Dependiendo del grado de la infección, las primeras dosis se administrarán mediante inyecciones intramusculares en los casos más graves, o por vía oral en los casos más leves o que presenten mejora. El tratamiento dura, generalmente, 14 días y es importante que se siga correctamente para que la infección no se fortalezca. También es indispensable que el paciente guarde reposo absoluto y eleve el miembro afectado para mejorar la circulación.

Compresas de manzanilla pueden prepararse de forma casera para aliviar el ardor y el dolor causado por la enfermedad, pero es importante usar compresas limpias y guantes para evitar el agravamiento del cuadro.

Cómo curar la celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa sólo puede curarse mediante un tratamiento correcto implementado por un profesional de la salud. En el tratamiento deben utilizarse inmediatamente los antibióticos apropiados. En la gran mayoría de los casos, se administran dosis sistémicas (intramuscular o endovenosa) al menos durante el inicio del tratamiento, continuando con un antibiótico administrado por vía oral si el proceso mejora con las medidas iniciales. Buena parte de los pacientes necesitan ser ingresados en el hospital para su observación y tratamiento.

Sin el tratamiento y diagnóstico adecuado puede haber una progresión de la enfermedad, pudiendo aparecer una infección grave que puede evolucionar a un absceso, destrucción de la región afectada, asociarse a trombosis venosa profunda, o a la diseminación bacteriana y defunción con una frecuencia que varía del 0,5 al 20% de los casos. Hasta en el 12% de los casos pueden aparecer nuevas crisis hasta seis meses después del primer cuadro, especialmente si existen los factores predisponentes mencionados anteriormente.

Siempre se debe de buscar lo más rápido posible atención médica para curar correctamente una celulitis infecciosa. Sin embargo, a la par del tratamiento, podemos tomar algunas medidas, como la aplicación de remedios caseros, para aliviar algunos de los síntomas de este padecimiento.

Remedios caseros para la celulitis infecciosa

Un buen tratamiento casero para la celulitis infecciosa son las compresas de manzanilla. Para llevar a cabo este tratamiento natural para la celulitis infecciosa basta con hacer té de manzanilla, dejar enfriar y, con una toalla o trozo de tela limpio, humedecer una compresa esterilizada en el té frío y aplicar en el lugar afectado durante algunos minutos.

Es importante usar compresas estériles para no empeorar la lesión y guantes limpios para evitar quedarse con las bacterias de la celulitis infecciosa en la mano en el caso de que exista alguna herida.

Tratamiento con antibióticos

Generalmente, el tratamiento para la celulitis infecciosa se inicia con el uso de antibióticos orales como la Amoxicilina o Cefalexina durante un periodo de 10 a 21 días. En este período, es recomendable tomar todos los comprimidos en el horario indicado por el dermatólogo, así como observar la evolución de la rojez en la piel. Si el enrojecimiento aumenta o cualquier otro síntoma empeora, es muy importante volver al hospital porque el antibiótico recetado puede no estar teniendo el efecto esperado y quizás necesite ser cambiado.

Otro antibiótico generalmente prescrito para la celulitis infecciosa es la flucloxacilina, sustancia que forma parte del grupo de los antibióticos de la penicilina. Los efectos secundarios más comunes de la flucloxacilina son problemas digestivos leves, como dolores de estómago y episodios de diarrea.

Si el paciente no puede tomar flucloxacilina por ser alérgico a la penicilina, puede tomar un antibiótico alternativo conocido como la eritromicina. Los efectos secundarios de la eritromicina son generalmente leves y de corto plazo e incluyen náuseas, malestar abdominal, vómitos y diarrea.

Si se sospecha que la celulitis infecciosa se debió a que una herida entró en contacto con agua contaminada, se debe de tomar una combinación de dos antibióticos diferentes: la doxiciclina o el ciprofloxacino en combinación con flucloxacilina o eritromicina.

Al tomar los antibióticos por primera vez, se notará que la piel aparece rojiza. Es una reacción temporal y el enrojecimiento deberá desaparecer dentro de 48 horas. Debes hablar inmediatamente con el médico si los síntomas empeoran 48 horas después de tomar los antibióticos, o si desarrollas síntomas adicionales como temperatura elevada o vómitos.

Además, el médico puede prescribir analgésicos, como Paracetamol o Dipirona, para aliviar los síntomas durante el tratamiento.

Normalmente, los síntomas mejoran en 10 días tras el inicio de los antibióticos, pero, si los síntomas empeoran, puede ser necesario cambiar de antibiótico o ser ingresado en el hospital para seguir un tratamiento más directo por vía intravenosa y evitar que la infección se extienda por el cuerpo.

Efectos secundarios del tratamiento

Los efectos secundarios más comunes del tratamiento para la celulitis infecciosa son problemas digestivos leves tales como dolor de estómago, náuseas o episodios de diarrea.

Señales de mejora de la celulitis infecciosa

Los signos de mejora de la celulitis infecciosa incluyen la disminución y desaparición del enrojecimiento de la piel, el dolor y la hinchazón.

Signos de empeoramiento de la celulitis infecciosa

Los signos de empeoramiento de la celulitis infecciosa surgen cuando el tratamiento se inicia tarde o incorrectamente pudiendo aparecer burbujas en el lugar afectado, la piel puede comenzar a ponerse negra y la persona no tiene sensibilidad en el lugar.

Cuidados personales

Existen algunos pasos que se pueden seguir en casa para aliviar los síntomas y acelerar la recuperación de la enfermedad. Bebe mucha agua para prevenir la deshidratación. Si la zona afectada se encuentra en una pierna, mantenla en alto con un cojín o silla. Esto hará que te sientas más cómodo y ayudará a reducir la hinchazón. Si es posible, el pie debe quedar más alto que la cadera. Si la zona afectada se encuentra en el brazo, debes tratar de mantenerlo levantado por encima del codo.

Descargar libro: Celulitis nunca más

 Cómo distinguir la celulitis infecciosa de la erisipela

La principal diferencia entre la celulitis infecciosa y la erisipela es que, mientras que la celulitis infecciosa alcanza las capas más profundas de la piel, en el caso de la erisipela, la infección aparece más en la superficie. Las principales diferencias son:

Erisipela

  • La infección es superficial.
  • Es fácil identificar el tejido infectado y el no infectado.
  • Más frecuente en los miembros inferiores y en la cara.

Celulitis Infecciosa

  • Afecta zonas de la dermis profunda y del tejido subcutáneo.
  • Es difícil identificar el tejido infectado y el no infectado.
  • Es más frecuente en los miembros inferiores.

Sin embargo, los signos y síntomas de estas enfermedades son muy similares y el diagnóstico se puede complicar. Por esto, el dermatólogo puede pedir varios exámenes diferentes para identificar la causa correcta e iniciar el tratamiento más eficaz.

[Total:3    Promedio:3.7/5]

Add Comment